6 datos básicos para principiantes en la vitamina C; úsala para rejuvenecer tu piel

Aunque no hay un manual exacto para usar la vitamina C, estos datos te ayudarán a conocerla mejor y aprovechar sus beneficios para rejuvenecer tu rostro.

Nunca es demasiado tarde para conocer más sobre la vitamina C, el ingrediente más famoso para tratar la piel y quitarte un par de años de encima. Científicamente es un antioxidante que protege la piel de tu rostro de los rayos UV, la contaminación, reduce las arrugas y la flacidez, además de mejorar la elasticidad.

Antes de incorporarla a tu rutina, puedes iniciar con los conocimientos básicos de los do’s & don’ts.

1. Puedes usar complementos con ella

Usa sérum, crema y un complemento de vitamina C sobre la piel limpia para iniciar con una rutina facial básica. Lo mejor es que aplica para todo tipo de pieles, siempre y cuando sepas qué formulas son las adecuadas para la tuya.

2. Puede oxidarse

Aunque hay varias formas de vitamina C, una de las más usadas es con ácido L-ascórbico, que es bastante efectivo, pero un tanto inestable y sensible a la luz. Por eso se oxida fácilmente, y para evitarlo debes protegerlo en un frasco opaco.

3. No mancha la piel

Contrario a lo que se diga, la vitamina C no provoca manchas en la piel; al contrario: ayuda a corregir el tono. Sí es recomendable usas un exfoliante una vez a la semana para que tus poros estén limpios.

4. Puedes usarla en cualquier estación del año

Aunque es susceptible a oxidarse con el sol, esto no significa que te vaya a manchar la piel, así que lo puedes usar en verano. Solo no olvides complementarlo con protección solar y así darás mayor prevención al envejecimiento prematuro causado por el estrés que provocan los rayos solares.

5. Es preferible no mezclarla con niacinamida (un suero para rostro)

Si vas a usar el suero de niacinamida es mejor separarlo de tu rutina de uso con la vitamina C. Esto porque puede haber reacciones alérgicas y enrojecimiento en pieles sensibles. Sí puedes complementarla con vitamina E, para hacer doble acción antioxidante.

 

6. No te protegerá del sol

La vitamina C no tiene filtros solares, así que no puedes confiarte de usarla solamente como protección solar. Lo que sí hace es mejorar el estado de la piel dañada por los rayos UV, pero procura siempre combinarla con una crema solar de alta protección.