• lavozbcs

Estudiantes de Uvalde regresan a clases tras masacre escolar que dejó 21 muertos

El inicio del nuevo ciclo escolar fue pospuesto por varias semanas para reforzar la seguridad en las escuelas, pero las nuevas medidas no han sido completadas en su totalidad.

Por AP


UVALDE, Texas — Un nuevo y preocupante año escolar comenzó este martes en Uvalde.

Hay nuevas cercas altas alrededor de los campus de las escuelas públicas de la comunidad de Texas que aún no están terminadas, una fuerte patrulla policial en la que muchas familias no confían y nunca más clases en la Escuela Primaria Robb, tres meses después de que un hombre armado con un AR-15 Un rifle de estilo militar mató a 19 niños y dos maestros dentro de dos aulas de cuarto grado contiguas.


Ashley Morales está volviendo a poner a su hijo, Jeremiah, en clase, porque dice que no tiene otra opción como madre soltera que trabaja. Ella dijo que lo dejaría afuera de la escuela primaria Uvalde el primer día, ya que los padres no podían entrar.

“Estoy nerviosa, asustada”, dijo Morales, cuyo hijo estaba en tercer grado el año pasado en Robb Elementary y perdió a tres amigos en la masacre del 24 de mayo. Durante una noche reciente de “Conozca al maestro”, sintió una oleada de ansiedad al caminar por el pasillo de la escuela.


“Oh, Dios mío, en realidad va a suceder”, dijo. “La escuela va a comenzar”.

Los estudiantes comenzaron a llegar a la escuela primaria Uvalde antes del amanecer del martes, caminando a través de una cerca de metal de 8 pies recién instalada que rodea el campus y pasando junto a un policía estatal que hacía guardia afuera de una entrada.


Banderas coloridas colgaban dentro de los pasillos y los maestros usaban camisas turquesas que decían "Juntos nos levantamos y juntos somos mejores" en la parte de atrás. Los policías estatales estaban estacionados en cada esquina fuera de la escuela.


Los maestros abrazaron a los estudiantes que salían de los autos en la fila para dejarlos y los guiaron hacia una fila de maestros con camisas turquesa que los esperaban detrás de la cerca.


“¡Buenos días, sol!” se podía escuchar a un maestro decir. “¿Estás listo para tener un buen año escolar?”


Aunque la escuela comenzó hace semanas en muchas partes de Texas, las autoridades retrasaron el primer día de clases en Uvalde después de un verano de angustia insondable, ira y revelaciones de fallas generalizadas por parte de las fuerzas del orden público que permitieron que un hombre armado de 18 años disparara dentro de las aulas contiguas durante más de 70 minutos.


A pesar de retrasar el inicio del año escolar, los funcionarios escolares de Uvalde dijeron que varias medidas de seguridad mejoradas siguen incompletas, incluida la instalación de cámaras adicionales y cerraduras nuevas.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas se comprometió a poner casi tres docenas de policías estatales en los campus de Uvalde, pero eso no fue un consuelo para algunas familias ya que había más de 90 policías estatales en el lugar durante el ataque.

Triunfa el equipo de fútbol americano de la Preparatoria Uvalde en su primer partido

Las víctimas de la masacre escolar fueron recordadas con 21 minutos de silencio.

Más de 100 familias en Uvalde se inscribieron en la escuela virtual, mientras que otras sacaron a sus hijos del distrito y los matricularon en escuelas privadas. Una maestra que recibió un disparo en el abdomen y sobrevivió, Elsa Ávila, no estaría saludando a los estudiantes por primera vez en 30 años porque todavía se está recuperando.


Un informe condenatorio de un comité de la Cámara de Representantes de Texas encontró que casi 400 oficiales en total corrieron a la primaria Robb después del tiroteo, pero dudaron durante más de una hora antes de confrontar al tirador. Los videos de las cámaras corporales y las imágenes de vigilancia mostraron a oficiales fuertemente armados, algunos con escudos antibalas, apilados en el pasillo pero sin avanzar hacia el salón de clases.


Steve McCraw, jefe del Departamento de Seguridad Pública de Texas, calificó la respuesta como “un fracaso abyecto”.


El mes pasado, la junta escolar de Uvalde despidió al jefe de policía del distrito, Pete Arredondo, a quien McCraw y la Cámara acusaron de no tomar el control de la escena y perder el tiempo buscando una llave para la puerta de un salón de clases que probablemente estaba abierta. El despido no ha acallado las demandas de que otros enfrenten castigos. Otro oficial, el teniente de Uvalde Mariano Pargas, el jefe de policía interino ese día, fue puesto en licencia administrativa.

7 visualizaciones0 comentarios