• lavozbcs

¿Hasta dónde se puede llegar en un país, donde el aceptar la mentira como verdad se normaliza?

El martes 8 de noviembre en Texas y muchas partes de este país se llevarán a cabo las elecciones de medio término. Triste y posiblemente en Texas, el actual gobernador Abbott será reelegido para un tercer mandato. Desde 1995 Texas no ha tenido un demócrata en la gobernación. Para muchos esto es inconcebible. Un factor inevitable del cual no se habla mucho, es que los otros 2 candidatos para gobernador, Dalilah Barrios del Partido Vede y Mark Tippetts del Partido Libertario le quitan votos a Beto O’Rourke el candidato Demócrata.

Abbott es muy reconocido como el gran defensor del derecho de portar armas e incluso siempre ha tenido el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA). Es un feroz critico de la inmigración irregular llevándolo incluso a mandar con engaños en autobuses a inmigrantes sin papeles a estados demócratas como herramienta política. Aunque esto es definitivamente inhumano, anticristiano e inmoral, esto motiva y llena de júbilo a sus simpatizantes. Muchos de estos son “cristianos” religiosos de la derecha política, que metafóricamente “en una mano llevan su Biblia y en la otra mano llevan una arma de fuego”.


Son los mismos que apoyan que el gobierno tenga el derecho de controlar los cuerpos de las mujeres de Texas. Se oponen al aborto aun en casos de violación e incesto. Así están las cosas. Aparentemente la intolerancia, la xenofobia y el rechazo al prójimo indocumentado seguirá siendo la “norma”.


Estos ahora tendrán a su disposición una herramienta para promover sus noticias falsas ya que el conservador multimillonario Elon Musk ha comprado Twitter siendo este “el acuerdo más loco de la historia”. Este señor inclusive ha hecho varias declaraciones racistas y con su dinero y poder podrá controlar la narrativa e influenciar a todos los seguidores en Twitter. Ya anunció que permitirá a Trump a regresar a Twitter.


Cabe recordar que Trump sigue repitiendo que el ganó las elecciones pasadas. Peor aún, es que hay muchos candidatos republicanos a todos los puestos de liderazgo en la nación repitiendo esta mentira. Imagínese un país cuyos lideres políticos han perdido la cordura, la decencia y la moral. Ellos repiten lo que saben es una mentira. El repetirla motiva a su base a salir a votar. Muchos han llegado al punto de declarar que no creen en las elecciones.


¿Hasta dónde se puede llegar en un país donde el aceptar la mentira como verdad se normaliza? A esto se le puede añadir y sumar nuestra apatía e ignorancia como ciudadanos. Ya no es importante pelear por la verdad. Vivimos en burbujas donde se piensa que nada de esto nos va a afectar personalmente. Hasta que nos toca a la puerta una situación, entonces nos damos cuenta del peligro en que vivimos.


Para concluir esta triste reseña de la realidad actual en que vivimos, les voy a dejar un ejemplo de tarea para pensar. Si su hija menor de 13 años de edad es violada y queda embarazada por un familiar, ¿Qué usted querrá hacer? Un horrible ejemplo de como lo que no nos importa, de repente puede llegar a nuestra puerta.


Como sociedad, es una responsabilidad el velar y cuidar a nuestros menores y no permitir que nadie de afuera dictamine por sus religión las decisiones que debemos tomar en nuestras casa. Así están la cosas. Si somos ciudadanos y no votamos, somos cómplices y parte del problema. Seamos parte de la solución. No olvidemos votar.

7 visualizaciones0 comentarios