top of page
  • disenolvh0695

“Los tiempos de Dios son perfectos”

En La Voz de Jaime Ovalle


Los tiempos de Dios no son los nuestros, los tiempos de Dios son perfectos. Cuando Dios esta trabajando en nuestra vida, es muy difícil entenderlo, especialmente en los momentos más oscuros y de dificultad. Pero si usted está respirando, eso significa que está usted vivo y aún tiene una misión y un propósito en este mundo.

Dios sigue cumpliendo su promesa en nosotros, probablemente no tenemos todo lo que queremos, pero si lo que El sabe que nos conviene tener. Y es que el camino de la vida no siempre es fácil, a veces el sendero esta lleno de piedras y parece que no vamos a poder seguir adelante, pero seguimos… de pie y con la frente en alto. Dando lucha y haciendo frente a cuanto reto y adversidad te encuentras en el camino. Es increíble como de repente tomamos fuerzas, y a pesar de querer rendirte y de las ganas y muchas razones que tenemos para abandonar la batalla, sin embargo también encontramos razones para agradecer… no lo olvide.

A pesar de todo Dios sigue cumpliendo su promesa en nosotros, y a veces nosotros, ingratos, no nos damos cuenta. Recuerde usted que los tiempos de Dios no son los tiempos nuestros no, los tiempos de Dios son Perfectos.

No desfallezca ni pierda la esperanza, no se dé por vencido, cada día y cada paso que usted da, significa que Dios esta trabajando y que todo pasará. No esta solo, Dios esta con nosotros en cada prueba, El no nos abandona.

Simplemente recuerde usted las veces que se ha caído y quedado sin fuerza, recuerde cuantas veces se ha podido levantar. Aunque usted no lo vea Dios esta trabajando.

Por un momento olvide la situación por la que atraviesa, contemple lss bendiciones que tiene: su vida, sus seres queridos y sus amigos, el pan en su mesa y el techo que le cobija; eso es lo verdaderamente importante. Entones agradezca, valore lo que ya tiene, porque quizás allá afuera se encuentran más de una persona que no tiene la misma fortuna que usted, que no tiene si quiera un plato de comida en su mesa o alguien que les diga cuanto le ama.

Y créame… aunque muchas veces no entenderemos sus designios, Dios es PERFECTO Y SOBERANO y nunca… NUNCA nos abandona!


¡Un abrazo al corazón!



13 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page