• lavozbcs

Mata a sus hijas al parecer por no aceptar sus creencias ni los matrimonios arreglados.

DALLAS (AP) — Un hombre de los suburbios de Dallas que evadió el arresto durante más de 12 años después de ser acusado de matar a tiros a sus dos hijas adolescentes en 2008 fue condenado el martes por los asesinatos.



Yaser Said, de 65 años, fue declarado culpable de asesinato capital por la muerte de Amina Said, de 18 años, y Sarah Said, de 17 años. Los fiscales no buscaron la pena de muerte, lo que significa que Yaser Said recibe una cadena perpetua automática.


Las hermanas fueron encontradas muertas a tiros en un taxi estacionado cerca de un hotel en el suburbio de Irving en Dallas el día de Año Nuevo en 2008. Los miembros del jurado escucharon una llamada al 911 que Sarah Said hizo por teléfono celular, diciéndole al operador que su padre le había disparado y que ella estaba muriendo.


Sarah Said recibió nueve disparos y Amina Said recibió dos disparos.


Una semana antes de que las mataran, las niñas y su madre huyeron de su hogar en Lewisville, un suburbio de Dallas, y se fueron a Oklahoma para escapar de Said. Los novios de las hermanas también se les unieron.


El fiscal dijo que las hermanas estaban “muy asustadas por sus vidas” y decidieron irse después de que su padre “puso una pistola en la cabeza de Amina y amenazó con matarla”.


La madre, Patricia Owens, quien está divorciada de Said, testificó que él la convenció de regresar a Texas. ella testificó: “No pensé que pasaría nada”.


En una carta escrita al juez, Said escribió que no estaba contento con la “actividad de citas” de sus hijas, pero negó haberlas matado.


El lunes, Said dijo al jurado que no mató a sus hijas. Dijo que huyó del taxi que conducía esa noche porque pensó que lo estaban siguiendo y que alguien quería matarlo. Dijo que no se entregó a las autoridades porque temía no tener un juicio justo.


En un correo electrónico del 21 de diciembre de 2007 que se presentó como prueba, Amina Said le dijo a una maestra que ella y su hermana planeaban huir. Ella dijo que no querían vivir de acuerdo con la cultura de su padre, que nació en Egipto, ni querían matrimonios arreglados, como él planeó. Su padre, dijo, “hizo de nuestras vidas una pesadilla”.


“Él, sin ningún drama ni duda, nos matará”, decía el correo electrónico.


Después de los asesinatos, Said fue buscado con una orden de asesinato capital y fue incluido en la lista de los más buscados del FBI. Finalmente fue arrestado en agosto de 2020 en Justin, a unos 60 kilómetros (35 millas) al noroeste de Dallas. Posteriormente, su hijo, Islam Said, y su hermano, Yassim Said, fueron condenados por ayudarlo a evadir el arresto.

32 visualizaciones0 comentarios