top of page
  • disenolvh0695

¿Por qué tanta apatía hacia temas de política?

¿Es saludable esta actitud? - En La Voz de José Antonio Caraballo "El Maestro"

Entre más indiferencia a querer aprender de política, menos posibilidades de ejercer una consciencia colectiva de la libertad y el poder de decisión sobre los problemas que a todos nos afectan. Simplemente hay muchas personas que no se quieren ni enterar ni involucrar en los temas de política. De hecho, en muchas de nuestras familias y grupos de amistades, puede existir un acuerdo de que no se hable de política, de que no se toquen los temas polémicos de las elecciones, ni nada que ver con los candidatos o con los asuntos polémicos de la política estadounidense. Incluso, hay quienes se pueden molestar tanto por hablar de ello, que son capaces de distanciarse de la familia o las amistades. Se llegan a sentir ofendidos. Y es que parece que hay miedo a la confrontación, a la polémica, al debate, a que se suba el tono emocional en las discusiones y se acabe en un pleito con tintes agresivos y de ofensa, que generen rupturas más profundas. Y por ello es mejor evitarlos. Pero además existe la percepción de que hablar de política es algo que no lleva a nada bueno, es un asunto de gobierno, de burocracia, de administración pública, de oficinas de trámites, pagos de impuestos, permisos, multas, en fin, de multitud de asuntos que son enfadosos, incómodos, molestos y con filas, retrasos, malos modos y desde luego corrupción, mordidas, coyotes y tramitología de lo peor. ¿Así, quién quiere saber de política? ¿No causa esta apatía más ignorancia de temas importantes? 

Una solución viable al problema de la indiferencia y apatía es hacer ver que la política no es administración pública ni solo el tema del gobierno, leyes y reglamentos. Es un tema que tiene que ver con el estilo de vida, la convivencia social y en fin con la calidad de vida de nuestra familias inmigrantes. Se trata de lo que pensamos, de lo que es mejor para nuestras ciudades, el campo, los recursos naturales con los que contamos, y en fin el país que tenemos. La política implica saber qué piensas de la vida, de tu filosofía, del sentido que le das a tus actividades, de la realización de tus proyectos y planes, de lo que puedes aportar y recibir de tu comunidad. No hablemos de política, mejor hablemos del modo en que quieres vivir, de tu libertad, de la manera en que quieres ganarte la vida, de divertirte y de tener tus actividades junto a tus seres queridos. Pero eso sí, lucha por lo que quieres, por lo que crees, no dejes en manos de otros el destino de tu vida, no permitas que abusen de ti y acaben con tus derechos y tus proyectos de vida. La ignorancia y apatía nos convierte en cómplices de las injusticias que vemos a nuestro alrededor. A esto se le suma el egoísmo. “Si a mii no me afecta, no me interesa.” 


Esta actitud es dañina y nos convierte en seres problemáticos. La apatía es un crimen contra tus propios sueños y aspiraciones. En diciembre, Trump dijo “los inmigrantes están envenenando la sangre de nuestro país” ¿Cuál fue su reacción a este abominable comentario? Se los dejo de tarea. Involucrémonos y eduquémonos pues el futuro de nuestros hijos está en peligro. 



7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page